Conexiones
Menú de navegación  
  Bienvenidos
  Lecturas y comentarios
  Comentarios
  Nuestro correo
  Cómo escucharnos
  Mar del Plata de ayer
  Elsa Justel nos visita
  Coro de la Univ. Nac. de Mar del Plata
  Historia Marplatense
  Toponimia marplatense
  => Solís
  => Avenida Colón y 12 de Octubre
  => Alberti
  => Vicente López y Planes
  => Jacinto Peralta Ramos
  => Provincias Fundacionales
  => Pueyrredón
  => Belgrano
  => Hipólito Yrigoyen
  => Don Orione
  => Calles con nombres de ciudades
  => Luro
  => Luis Pasteur
  => Miguel de Azcuénaga
  => Bicentenario de la Revolución de Mayo
  => Fray Mamerto Esquiu
  => Ricardo Palma
  => Juan Héctor Jara
  => Alejandro Korn
  => Lucio V. Mansilla
  => Arenales
  => Antonio Sáenz
  => Nicolás Avellaneda
  => Almirante Guillermo Brown
  => Augusto César Sandino
  => 1º de Mayo
  => Juan José Castelli
  => Miguel de Cervantes Saavedra
  => Marcelo Torcuato de Alvear
  => Dean Gregorio Funes
  => General Manuel Savio
  => Simón Bolívar
  => Libres del sur - Ambrosio Cramer
  => Albert Einstein
  => Federico García Lorca
  => Manuel Dorrego
  => Asturias y Pelayo
  => Carlos de Alvear
  => San Lorenzo
  => Calles con nombres de la época colonial 1492 a 1810
  => Marie Curie
  => Marcos Sastre
  => Blas Parera
  => Martín Miguel de Güemes
  => Avenida Carlos Tejedor
  => Liniers
  => José Antonio Álvarez Condarco
  => Julio César Gascón
  => Benjamín Matienzo
  => Roffo Angel
  => Guillermo Udaondo
  => San José de Calasanz
  => Ayacucho
  => Valentín Vergara
  => Remedios de Escalada
  => José Mármol
  => Luis Dellepiane
  => Rafael De Riego
  => Mariano Acha
  => Infanta Isabel
  All On Wheels, Our view on...
  Fundación de ciudades
  Entrevistados
  De taquito
  Vuelta de Obligado - 20 de noviembre 1845
  Bioética
  Asamblea del año XIII
  Agenda Cultural
  Brown en Cabo Corrientes
Mariano Acha

MARIANO  ACHA




Ordenanza del Concejo Deliberante de fecha 8 noviembre 1932, durante la intendencia de Antonio Vignolo.

  

Mariano Antonio Acha nació en Buenos Aires, 1799 y murió en Jarilla (Provincia de San Luis) en 1841.

En 1818 lo encontramos revistando como alférez del regimiento de caballería Dragones de la Patria. Participó en los combates de Cepeda y Arroyo del Medio en el ejército directorial que enfrentó a los caudillos federales Ramírez de Entre Ríos y López de Santa Fe.

Cayó prisionero después del combate de Gamonal (1820).

Continuó como oficial de Húsares de Buenos Aires y estuvo varios años en la guerra contra los indígenas a las órdenes de Federico Rauch.

 

Revolución de Lavalle y Liga del Interior

Como capitán de Húsares, estaba destacado en la Guardia del Salto (1825).

1828. Participó en expediciones al Desierto formando parte de la división del coronel Angel Pacheco.

 

Derrotado el gobernador Manuel Dorrego en Navarro por el ejército del general Juan Lavalle, aquél  se presentó el 10 de diciembre en el campo de aquella división, en el fuerte de Salto.

Momentos después, el coronel Bernardino Escribano y Mariano Acha sublevaron el regimiento 5to.de Húsares pues ambos eran unitarios.

 

Dorrego y Pacheco conferenciaban en un rancho cuando de pronto se presentó Acha intimando orden de prisión al gobernador, en nombre del coronel Escribano.

Dorrego reaccionó rápidamente y le dijo.”Compadre, ¿se ha vuelto loco? No esperaba de Ud. semejante acción”.

Lavalle, en su carácter de gobernador de la provincia, ascendió a Acha al grado de coronel de caballería.

 

Tras la derrota unitaria en la provincia, se dirige a Córdoba para unirse a las fuerzas del general José María Paz, comandante militar de la Liga del Interior. Participó en las batallas de Tablada y Oncativo, en las cuales Paz derrotó completamente al caudillo riojano Juan Facundo Quiroga.

 

Después de la captura de Paz, se retiró con el general Gregorio Aráoz de Lamadrid hacia el Norte, donde después de derrotar a los hermanos Reynafé, combatió en las derrotas de Capayán y La Ciudadela.

Aunque derrotó a las avanzadas de Quiroga en Manantiales, debió exiliarse en Bolivia.

 

Coalición del Norte

Cuando en 1840 se forma la Coalición del Norte para luchar contra Rosas, Acha adhiere a la misma, incorporándose a las tropas del gobernador de Salta Manuel Solá, quien le confió la organización y adiestramiento de los contingentes que se formaban en Salta, donde no había oficiales capaces en el bando unitario.

 

Atacó a Juan Felipe Ibarra, caudillo de Santiago del Estero, pero éste lo venció con la táctica de “tierra arrasada”.

Tras unirse a las fuerzas de Lavalle y Lamadrid, éstos lo enviaron a invadir por segunda vez Santiago del Estero, pero la mayoría de los soldados desertaron.

 

Con las tropas que se mantuvieron fieles, pasó a La Rioja, donde fue derrotado en Machigasta (1841) por José Félix Aldao, caudillo de Mendoza. Catamarca y La Rioja cayeron en poder de los federales y Acha debió escapar a Tucumán.

 

Batalla de Angaco y ejecución de Mariano Acha

En Tucumán se unió a Lamadrid en su marcha hacia Cuyo, como jefe de su vanguardia. Derrotó a Nazario Benavídez, gobernador de San Juan, y después a Aldao, en Angaco, a las puertas de la ciudad de San Juan, el 16 de agosto 1841. Fue la batalla más sangrienta de las guerras civiles argentinas, pues se estima que murió casi la mitad de los hombres de cada bando.

 

Acha estaba al mando de 600 hombres que habían realizado una marcha de cinco días, triunfando sobre el ejército de Aldao, que constaba de 2.200 soldados. La batalla de Angaco se prolongó desde las 7 de la mañana hasta ponerse el sol.

Murieron 200 soldados de Acha y 1.000 de Aldao.

 

Su acción mereció todos los elogios, como los del general Paz en sus “Memorias”, ya que había triunfado aunque disponía de la mitad del número de soldados que sus enemigos.

 

Cuando el gobernador Benavídez se retiraba detrás del ejército  de Aldao, encontró refuerzos que al mando del coronel Santos Ramírez venían desde Mendoza. Incorporados ambos ejércitos, Benavídez decidió volver sobre sus pasos y regresar a San Juan.

 

Acha fue sorprendido por su enemigo el 19 de agosto 1841 cuando acampaba en la Chacarilla, cerca de San Juan.

Acha tomó posesión de la ciudad, aunque disponía sólo de 250 hombres.

Defendió durante tres días este recinto contra el ataque de Benavídez, que disponía de fuerzas muy superiores.

Acha se refugió en la catedral con 100 hombres a las 10.30 horas del 22 agosto.

Debido a que los federales se aprestaban a derribar la torre de la iglesia con dos cañones, debió rendirse ante Benavídez, bajo promesa de que su vida sería respetada.

 

Pero Benavídez lo entregó a Aldao, quien ordenó su fusilamiento en Jarilla, provincia de San Luis, el 16 setiembre 1841.

 

 

Por Gerardo Celemín
Vínculos externos  
  Fundación Destellos
www.fundestellos.org

Grupo de Investigaciones Estéticas
(Univ. Nacional de Mar del Plata, Argentina)
http://gie-argentina.weebly.com/

La Radio
www.laradio.org.ar

Páginas de Tango
www.abctango.com
www.todotango.com

Páginas de Edgardo y Steffi Berg sobre Fórmula 1 y sobre su proyecto educativo en inglés
http://edgardobergnewsbureau.weebly.com/
http://bowzine.weebly.com/
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
Hoy habia 1 visitantes (95 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=