Conexiones
Menú de navegación  
  Bienvenidos
  Lecturas y comentarios
  Comentarios
  Nuestro correo
  Cómo escucharnos
  Mar del Plata de ayer
  Elsa Justel nos visita
  Coro de la Univ. Nac. de Mar del Plata
  Historia Marplatense
  Toponimia marplatense
  => Solís
  => Avenida Colón y 12 de Octubre
  => Alberti
  => Vicente López y Planes
  => Jacinto Peralta Ramos
  => Provincias Fundacionales
  => Pueyrredón
  => Belgrano
  => Hipólito Yrigoyen
  => Don Orione
  => Calles con nombres de ciudades
  => Luro
  => Luis Pasteur
  => Miguel de Azcuénaga
  => Bicentenario de la Revolución de Mayo
  => Fray Mamerto Esquiu
  => Ricardo Palma
  => Juan Héctor Jara
  => Alejandro Korn
  => Lucio V. Mansilla
  => Arenales
  => Antonio Sáenz
  => Nicolás Avellaneda
  => Almirante Guillermo Brown
  => Augusto César Sandino
  => 1º de Mayo
  => Juan José Castelli
  => Miguel de Cervantes Saavedra
  => Marcelo Torcuato de Alvear
  => Dean Gregorio Funes
  => General Manuel Savio
  => Simón Bolívar
  => Libres del sur - Ambrosio Cramer
  => Albert Einstein
  => Federico García Lorca
  => Manuel Dorrego
  => Asturias y Pelayo
  => Carlos de Alvear
  => San Lorenzo
  => Calles con nombres de la época colonial 1492 a 1810
  => Marie Curie
  => Marcos Sastre
  => Blas Parera
  => Martín Miguel de Güemes
  => Avenida Carlos Tejedor
  => Liniers
  => José Antonio Álvarez Condarco
  => Julio César Gascón
  => Benjamín Matienzo
  => Roffo Angel
  => Guillermo Udaondo
  => San José de Calasanz
  => Ayacucho
  => Valentín Vergara
  => Remedios de Escalada
  => José Mármol
  => Luis Dellepiane
  => Rafael De Riego
  => Mariano Acha
  => Infanta Isabel
  All On Wheels, Our view on...
  Fundación de ciudades
  Entrevistados
  De taquito
  Vuelta de Obligado - 20 de noviembre 1845
  Bioética
  Asamblea del año XIII
  Agenda Cultural
  Brown en Cabo Corrientes
General Manuel Savio

GENERAL  MANUEL  SAVIO

 

 

Pensamiento industrialista

Nació en Capital Federal, en 1892, hijo de un inmigrante genovés.

Estudió en el Colegio Nacional y decidió ingresar en el Colegio Militar de la Nación, en el que se graduó en 1910, en la especialidad Ingeniería.

Posteriormente, para perfeccionar su formación, se inscribió en la Escuela Superior de Guerra.

Fue enviado a Europa como integrante de la “Comisión de adquisiciones en el extranjero”, donde se dio cuenta del atraso industrial en que se encontraba Argentina, y su vulnerabilidad en el caso de una guerra llevada a cabo con los adelantos técnicos del momento.

Regresó en 1926, desempeñándose en el Colegio Militar como docente especializado en Organización Industrial.

 

Escuela Superior Técnica del Ejército

Elaboró y presentó un proyecto para que se crease la Escuela Superior Técnica del Ejército, la cual se hizo realidad por un decreto del presidente José Félix Uriburu, quien lo nombró director de la misma. En ese momento tenía 38 años.

La finalidad de la escuela era la formación de cadetes y oficiales técnicamente capaces. Para las clases, convocó a profesores de la Facultad de ciencias físicas, exactas y naturales de la Universidad de Buenos Aires, quienes por razones reglamentarias aceptaron trabajar ad honorem en los primeros tiempos.

 

La escuela otorgaba el diploma de Ingeniero militar después de 4 años de estudio. El título permitía atender las fábricas militares que se abriesen en el futuro, con el fin de crear la infraestructura indispensable para la Defensa nacional.

Savio sostenía que el Ejército no debía menospreciar la ciencia y la técnica, pues “Cada vez será más difícil levantar una compañía a toques de clarín, para ir a estrellarla contra alambradas de púa bajo el fuego de ametralladoras. La última guerra lo demostró ampliamente”.

 

En 1934 egresaron los primeros ingenieros militares.  Para el proyecto de vasto alcance de Manuel Savio, la escuela constituía la primera etapa, pues la segunda etapa habría de ser el levantamiento de fábricas para la producción de material bélico, ya que “no hay defensa nacional desvinculada de las industrias básicas”, ante todo, la del acero.

 

 

Dirección General de Fabricaciones Militares

Le preocupan dos temas: la dependencia de la fabricación de armamento con respecto a las importaciones de materiales extranjeros y la capacidad de la industria privada argentina para este tipo de producciones.

 

Sus estudios le han revelado que la industria privada no está en condiciones de elaborar material bélico sin una previa y larga capacitación, por lo tanto, sólo el Estado, a través del Ejército, podrá asumir esa responsabilidad.

 

El Congreso sancionó en 1941 la ley por la cual se crea la Dirección General de Fabricaciones Militares, nombrándose presidente del directorio al coronel Savio. El organismo es autárquico y depende del Ministerio de Defensa.

 

Debe tenerse presente que en 1939 había comenzado la segunda guerra mundial, que ya en el año mencionado, 1941, involucraba a todas las grandes potencias.

 

En 1942, Savio había pronunciado una conferencia en la sede de la Unión Industrial Argentina sobre “Política de la producción metalúrgica argentina”.

Los conceptos vertidos en esta disertación son claves para comprender el pensamiento industrial de Savio.

 

Hay que tener en cuenta la coyuntura en que se encontraba la economía argentina, ya que la guerra estaba ocasionando una aguda escasez de materias primas y manufacturas industriales.

Otorga al Estado un papel de planificador y supervisor de la producción relacionada con la defensa nacional, lo cual no significa marginar o ignorar el papel de la industria privada.

 

El punto fundamental de su estrategia es que el país debe aprovechar sus yacimientos de hierro, cinc, cobre y otros metales para elaborarlos, aunque sean productos más caros que los importados.

El plan de fabricación de materias primas básicas para la industria pesada debe ser programado por el Estado, que tendrá en cuenta la necesidad de proteger la misma en su etapa inicial con respecto a las manufacturas extranjeras.

“El error radica en haber estructurado a priori nuestra economía posponiendo a los metales con respecto a los cereales”. También afirma que promover la industrialización es aumentar la demanda de trabajo, con el consiguiente beneficio para el conjunto de la población.

 

 

Altos Hornos Zapla

En ese mismo año (1942) se descubrió accidentalmente el yacimiento de hierro en Zapla, provincia de Jujuy, en el cual DGFM se interesó inmediatamente.

Un decreto del presidente Castillo (enero 1943) crea el “Establecimiento Altos Hornos Zapla”, el cual marca el nacimiento de la industria siderúrgica argentina.

Se abrió la boca de mina en Zapla, para la extracción, y en marzo 1944 comenzó la construcción de la planta elaboradora en Palpalá; en 18 meses se levantó el primer alto horno, a pesar de la escasez de materiales y combustibles apropiados.

 

Hubo que emplear piezas en desuso recogidas en cualquier punto del territorio y utilizar carbón de leña suministrado por las provincias del Norte. Siempre previsor, Savio destinó 15.000 hectáreas en el departamento Palpalá para plantar eucalipto seleccionado: de esta manera se formó un bosque de 30 millones de árboles.

“A cualquier precio el país debe explotar sus yacimientos de hierro, sean buenos o malos”.

“La industria siderúrgica es fundamental, la necesitamos como hemos necesitado en su oportunidad nuestra independencia”. En nuestra economía debe existir “un equilibrio con las actividades de origen agro-ganadero”.

El primer horno entró en funcionamiento el 20 setiembre de 1945, aunque todavía no se contaba con los repuestos imprescindibles en caso de avería, lo que hubiera significado la inutilización definitiva del mismo.

 

Pero lo cierto es que la sociedad ni siquiera se enteró, pues las radios y los diarios estaban saturados de información política, centrada en el enfrentamiento entre partidarios y enemigos del entonces coronel Juan Domingo Perón.

 

Junto con la industria siderúrgica, ponía atención en el desarrollo de la industria química. “En breve tendremos instalado en Río Tercero el segundo conjunto fabril químico de la Dirección General de Fabricaciones Militares, completando el primero de ellos, constituido por las plantas de pólvora y explosivos de Villa María” Núcleos de paz llamaba el general Savio a los complejos industrias que edificaba con ritmo apresurado, pues al mismo tiempo que solucionaba problemas de índole bélico se mejoraba el consumo general de la sociedad.

 

No puede considerarse que el criterio económico de Savio se encuadraba en un nacionalismo estatista, pues decía “También creemos que no interferiremos la iniciativa privada, que respetamos en el más alto grado, pues le asignamos la prioridad en el impulso del progreso nacional”.

 

El 1º de abril de 1947 fue inaugurada la fábrica militar de Material de Comunicaciones y Equipos en San Martín, provincia de Buenos Aires. Si bien su fin esencial era fabricar equipos de dotación para las fuerzas armadas, este establecimiento produjo bien pronto equipos electrónicos y se ocupó de la reparación de vehículos ferroviarios y de trenes subterráneos, además fue el primero en producir aparatos de televisión en Argentina.

 

 

Plan Siderúrgico

En 1940 el general Savio había elaborado el proyecto de un Plan Siderúrgico, que ya estaba presente en su pensamiento desde la creación de la Escuela superior técnica del Ejército.

 

En 1943 Brasil tomó la delantera inaugurando la usina siderúrgica y los altos hornos de Volta Redonda, convirtiéndose en productor del 50% del acero de América Latina.

En 1944 se realiza el acto de apertura a licitación pública para la “Constitución de una Sociedad Mixta entre el Estado nacional (DGFM) y el capital privado, destinada a encarar las actividades que comprende la segunda unidad siderúrgica” (la primera era la de Altos Hornos Zapla).

 

La licitación dio por resultado la presentación de una sola oferta de varias empresas en común, con la adhesión de la casi totalidad de los empresarios dedicados a la producción de acero nacional.

 

Entonces, Savio redactó el proyecto definitivo de su Plan Siderúrgico en el que se promocionan las industrias de base, es decir, la industria pesada. Su punto central es la creación de una empresa para la fabricación de aceros, Sociedad Mixta Siderurgia Argentina (SOMISA), con participación de los industriales metalúrgicos. El Estado aportará un subsidio decreciente a lo largo de diez años. Fue presentado al P.E.N. en 1946.

El ministro de Agricultura ingeniero agrónomo Francisco Marotta se opuso argumentando que “crea una industria anti-económica debido a que debe importar hierro y carbón del extranjero”.

El ministro de Guerra, general Sosa Molina, consiguió que el gabinete en pleno del presidente Perón se reuniera para escuchar la defensa del Plan que desarrolló Savio en el transcurso de dos horas. Al finalizar Perón le expresó que contará con todo su apoyo.

 

El Poder  Ejecutivo envió al Congreso el proyecto de ley, que tenía la aprobación asegurada debido a que en ambas cámaras el peronismo contaba con amplia mayoría.

 

Pero Savio opina que es imprescindible lograr la unanimidad por cuanto se trata de una ley que garantizará el desarrollo y la modernización de la economía. Por eso se reúne con los legisladores de la oposición y concurre a la comisión interna de la cámara de diputados, en la cual se destaca Arturo Frondizi, futuro presidente.

Frondizi convence a sus compañeros radicales de que abandonen la oposición a la formación de una sociedad mixta, y Savio acepta que el Estado retenga el 51% de las acciones del capital de la empresa.

El 13 junio 1946 ambas cámaras aprueban la “Ley Siderúrgica”.

 

 

Vicisitudes de SOMISA

 

El general Savio fue nombrado presidente del directorio de SOMISA, cargo que desempeñaba simultáneamente con el de Fabricaciones Militares, la cual contaba con un total de 14 establecimientos fabriles.

Debemos destacar que renunció a los honorarios que le correspondían por su designación en SOMISA.

Decide que la futura planta siderúrgica estará ubicada sobre el río Paraná, cerca de San Nicolás de los Arroyos, para alejarla de la congestión del Gran Buenos Aires.

 

En 1948 recibe la noticia del hallazgo de yacimientos de hierro en Sierra Grande, provincia de Río Negro. Envía inmediatamente al jefe del equipo de geólogos de DGFM para realizar los estudios de factibilidad.

 

A todo esto, surgen serias dificultades para el financiamiento de las obras de SOMISA, pues se comprueba que el costo para la construcción de la planta es muy superior al capital autorizado para el funcionamiento de la sociedad mixta, debido a la inflación creciente.

 

Es necesario, entonces encarar el aumento del capital societario. Al no lograrse más suscripciones privadas, el Estado debe integrar más capital para llevar adelante los trabajos, pero lo hace en forma lenta e insuficiente. Por otra parte, no se consiguen créditos a largo plazo en el exterior.

 

Sorpresivamente, el general Manuel Savio falleció el 31 de julio de 1948 a los 56 años. Estaba afectado por la hipertensión arterial, la cual era consecuencia del ritmo de trabajo que se había impuesto para atender sus múltiples obligaciones.

 

El financiamiento de SOMISA era cada vez más problemático pues en 1949 el Banco Central había perdido la mayor parte de las reservas en divisas con que contaba desde la segunda guerra mundial.

 

El directorio de la empresa inició entonces negociaciones con el Eximbank de Estados Unidos, quien finalmente concedió un préstamo de 60 millones de dólares en 1955, en los últimos meses de la segunda presidencia de Perón.

 

Comenzó entonces la construcción del complejo fabril, el cual fue inaugurado en 1960 durante la presidencia de Arturo Frondizi. Habían transcurrido trece años desde la promulgación de la ley.

 

SOMISA dio trabajo a 4.000 personas y el 31 de julio se instauró como día de la Siderurgia Nacional.



Por Gerardo Celemín

Vínculos externos  
  Fundación Destellos
www.fundestellos.org

Grupo de Investigaciones Estéticas
(Univ. Nacional de Mar del Plata, Argentina)
http://gie-argentina.weebly.com/

La Radio
www.laradio.org.ar

Páginas de Tango
www.abctango.com
www.todotango.com

Páginas de Edgardo y Steffi Berg sobre Fórmula 1 y sobre su proyecto educativo en inglés
http://edgardobergnewsbureau.weebly.com/
http://bowzine.weebly.com/
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
Hoy habia 7 visitantes (9 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=